miércoles, 17 de agosto de 2016

Cistitis: La posibilidad de padecerla aumenta en vacaciones



Cuando las personas van de vacaciones hay cambios en el patrón de vida, en el caso de la mujer, emplear baños públicos, permanecer con el traje de baño mojado después de un baño en la playa o piscina, aumenta los riesgos de padecer cistitis, por lo que es recomendable poner en práctica algunas medidas.

La cistitis es un proceso inflamatorio de la vejiga que se manifiesta clínicamente de distintas formas y es frecuente en vacaciones. Los episodios de cistitis pueden registrarse más de una vez, se convierte en recurrente cuando se presenta  más de 3 veces al año. La paciente que experimente  estos episodios debe acudir al especialista, no desestimar los síntomas y cumplir rigurosamente el tratamiento.
Para prevenir su aparición, es necesario tomar algunas medidas, a continuación les explicamos cuales son:
1. Tener una buena higiene personal. Cuando se utilicen baños públicos, hay que esmerar los cuidados. Evite el contacto directo con el inodoro, procure vaciar la vejiga casi parada.
2.  No se quede con el traje de baño mojado, después de bañarse en el mar o la piscina, cámbielo por otra pieza limpia, de igual forma, si hace ejercicios o práctica algún deporte,  al culminar, retire la prenda sudada que están en contacto con los genitales  y sustitúyalas por  ropa limpia.
3.   Evite el estreñimiento,  es uno de los factores de riesgo de infección del tracto urinario.
4.  No  incremente la ingesta de cafeína, alcohol y comidas muy condimentadas.
5.   El  comportamiento en la actividad sexual también puede aumentar el riesgo de infección. Pese a que no  se ha comprobado que tenga una incidencia significativa, se recomienda orinar antes y después de coito.  Evite retener la orina. La recomendación es vaciar la vejiga cada 3 horas, tenga una adecuada  ingesta de líquido, no disminuya el consumo habitual de agua.
6. Pese a que se  discute su efectividad, desde el punto de vista científico, no es descartable el empleo de Cranberry o arándano en tabletas o el jugo, pero éste último, además de contener más calorías, puede causar acidez estomacal.
Si pese a tomar estas medidas, se presenta un episodio de cistitis, acuda al especialista, no desestime los síntomas y cumpla rigurosamente  el tratamiento.


Nota: Los contenidos publicados son de carácter informativo, cuya finalidad es orientar a los lectores acerca de noticias, avances y novedades en materia de urología, no hacemos consulta en línea, ni pretendemos sustituir la consulta, el diagnóstico y el tratamiento que debe indicar el especialista. Evite la automedicación y consulte a su médico ante cualquier síntoma que ponga en riesgo su salud. Si desean alguna información de nuestros servicios pueden escribir a grupourotec@outlook.com, para sus citas (0212) 9862464

martes, 19 de julio de 2016

Cáncer de próstata de alto riesgo: El tratamiento es individualizado

Doctor Elías Mora Kumboz 


Todo paciente que recibe tratamiento por cáncer de próstata, debe ser monitoreado luego de la cirugía o radioterapia, que son las opciones más utilizadas. Por definición, los pacientes de alto riesgo tienen un  antígeno PSA por encima de  20, un Gleason mayor a 7 y una próstata dura al tacto. 
No todos  los tumores son iguales, ni están en el mismo grado, por lo que el tratamiento es individualizado, responde a distintos factores. El doctor Elías Mora Kumboz, urólogo de la Policlínica Metropolitana explica  que no hay  terapias  únicas para tratar el  cáncer de próstata de alto riesgo, en la mayoría de los casos, reciben tratamiento multimodal, que puede ser, una combinación de cirugía con radioterapia, con quimioterapia y con hormonoterapia, previamente o después de la cirugía.
El especialista señala que pese a  que se haga una buena cirugía, una buena radioterapia, un paciente con cáncer de próstata de alto riesgo, transcurrido un tiempo,  puede recaer. Por ello, es importante la realización de forma racional de exámenes de imagen, laboratorio y la consulta. “Hay que  lograr un equilibrio: no se debe hacer un seguimiento exagerado que ocasione más ansiedad en el paciente y más gastos. Tampoco debe estar por debajo de lo requerido, debido a que si se detecta una recaída, poder actuar a tiempo”.
Las pruebas de PSA representan gran ayuda en el control  del cáncer de próstata durante y después del tratamiento. “Una vez que el paciente es tratado, bien con cirugía o radioterapia, quimioterapia,  lo deseable es que el PSA llegue a un valor de  cero, si no es así, requerirá tratamiento adicional  porque podría  haber alguna enfermedad a distancia y/o local (residual) que no pudo detectarse con los métodos de imágenes disponibles,   ni con el Gammagrama óseo, porque  esos estudios no detectan enfermedades microscópicas, pero deben hacerse  para tenerlos como patrón de comparación a futuro”.
También puede ocurrir, de allí la importancia del monitoreo de la enfermedad, que un paciente que luego de la cirugía presentaba un PSA en cero, después de un  tiempo, los valores del antígeno prostático específico comiencen a subir. “Es lo que se conoce como  recurrencia bioquímica. Si eso se registra  antes de cumplir un año de realizada la cirugía, probablemente haya  enfermedad a distancia y/o local persistente (residual), fuera de la próstata”.
Por otra parte, el doctor Mora Kumboz  explica que en algunos casos, puede  producirse una recaída local. “Si el PSA sube después del año, dos o tres del tratamiento, se piensa que hay una recaída local  y en este caso, se indica radioterapia”.
El paciente con cáncer de próstata de alto riesgo, debe conocer que con el tratamiento que ha recibido está controlado, puede haber recurrencia o recaída en el tiempo, debido a que  las células residuales o recurrentes, hasta ahora, no se pueden detectar al principio con los métodos disponibles.
El cáncer de próstata es el tumor más común en los varones, y la incidencia aumenta con la edad. La ciencia continúa investigando para hallar nuevas tecnologías, mejores métodos diagnósticos y tratamientos más eficientes en beneficio del paciente.



Nota: Los contenidos publicados son de carácter informativo, cuya finalidad es orientar a los lectores acerca de noticias, avances y novedades en materia de urología, no hacemos consulta en línea, ni pretendemos sustituir la consulta, el diagnóstico y el tratamiento que debe indicar el especialista. Evite la automedicación y consulte a su médico ante cualquier síntoma que ponga en riesgo su salud. Si desean alguna información de nuestros servicios pueden escribir a grupourotec@outlook.com, para sus citas (0212) 9862464

lunes, 27 de junio de 2016

Cálculos renales en niños: Conozca los síntomas y tratamientos

La litiasis renal, presencia de cálculos o piedras en los riñones o en las vías urinarias, puede presentarse en niños, incluso en recién nacidos. “Entre los  factores de riesgo asociados a la presencia de  cálculos urinarios en niños se encuentran los genéticos, ambientales y por los cambios que se registran en los hábitos dietéticos”, señala el doctor Elías Mora Kumboz, urólogo de la Policlínica Metropolitana.
Los cálculos o piedras  pueden formarse cuando la orina tiene un alto contenido de ciertas sustancias que forman cristales. Estos cristales pueden convertirse en cálculos a lo largo de semanas o meses.
Entre los factores que podrían favorecer la formación de piedras en el riñón y vías urinarias figuran: alta ingesta de bebidas carbonatadas, el aumento de sodio en las comidas, la obesidad infantil y el riesgo metabólico, que se relacionan con la eliminación de calcio por la orina debido a los cambios ambientales.
A cualquier edad
Un recién nacido puede tener cálculos. La presencia de sangre e infección en la orina, y el dolor abdominal hace sospechar que hay litiasis. 
Para hacer el diagnóstico se recurre al ultrasonido, a una placa simple de abdomen y/o a una tomografía de abdomen, sin contraste y baja radiación, que arroja un  mejor resultado diagnóstico tanto en niños como en adultos.
El doctor Mora Kumboz, señala que no todos los cálculos que se diagnostican a niños necesitan intervención quirúrgica. En la mayoría de los casos, se expulsan espontáneamente, sobre todo,  si son  de menos de 4 mm de diámetro.  Si no es así, al igual que en los adultos, se recurre a la endourología, cirugía mínimamente invasiva. Cuando el cálculo mide más de un centímetro, tanto en niños, como en adultos,  se recurre a la cirugía renal percutánea. Los instrumentos son más pequeños en longitud y diámetro para poder ser empleados en forma más segura en niños.
También se puede recurrir a la ureterolitotricia,  que permite la pulverización de los cálculos cuando están en el uréter. Se emplea  aparatos miniaturizados que se introducen por la uretra, con una mínima tasa de complicaciones y  alta efectividad. Si el paciente presenta anomalías anatómicas congénitas, deben ser corregidas simultáneamente.

Una vez que se resuelve la emergencia, después que el o los cálculos se eliminan bien en forma espontánea o con los procedimiento que existen para tal fin,  es remitido  al nefrólogo, que estudiará   desde el punto de vista metabólico, las causas de la litiasis para evitar la recurrencia, es decir, que vuelvan a aparecer.  Al corregirse  el problema metabólico, el niño no está condenado a sufrir siempre de cálculos, porque se le proporciona un tratamiento preventivo.






 Nota: Los contenidos de este blogspot son de carácter informativo, cuya finalidad es orientar a los lectores acerca de noticias, avances,  novedades en materia de urología. Evite la automedicación y consulte a su médico ante cualquier síntoma que ponga en riesgo su salud.

miércoles, 25 de mayo de 2016

Urotips/ Notas de Urología


Pesquisa: La recomendación es que todo hombre acuda a la pesquisa a partir de los 40 años y que lo haga anualmente. “El problema es que acuden la primera vez, luego se descuidan y aparecen años después. La pesquisa se realiza cuando viene a la consulta un hombre sano. Es importante destacar que el diagnóstico a tiempo amplía las posibilidades de curación. El cáncer de próstata localizado es un tumor que aparece en la glándula prostática, que está confinado allí, que  el médico puede diagnosticar palpando un nódulo al tacto o por una elevación  de PSA.  Cuando está dentro de la próstata, es decir, localizado, se encuentra en fase curativa, pero cuando se extiende ya no es curativo sino paliativo. El resultado del PSA o antígeno prostático por si solo no indica si se trata de un valor normal, es necesaria la interpretación del especialista.

Tumores renales incidentales: En la actualidad se registra un incremento en el diagnóstico de tumores de riñón denominados incidentales, debido a que son descubiertos  accidentalmente, aumento que obedece a que cada día más personas se realizan chequeos por distintas causas y de esa forma aumenta la probabilidad de descubrirlos. También se asocia la aparición de estas pequeñas masas renales a factores  tales como la obesidad y el hábito de fumar. En muchos casos sucede que un paciente va a realizarse un chequeo y al evaluarlo con ultrasonido o eco abdominal, el médico encuentra una lesión sólida en el riñón. El especialista indica realizar una tomografía y si ésta confirma que, efectivamente, hay una lesión sólida, se trata de un tumor renal incidental. La persona no presenta síntomas, sin embargo, existe el tumor en el riñón. Ante este diagnóstico el paciente debe ser evaluado por un especialista en urología, quien hará una completa evaluación para indicar tratamiento.

Hiperplasia prostática benigna: Muchos pacientes a partir de los 40 años observan un cambio en su patrón de micciones, se levantan varias veces en la noche o ya no orinan como antes entran en pánico porque piensan que puede tratarse de un cáncer y no acuden al urólogo. En la mayoría de los casos se trata de hiperplasia prostática benigna una patología frecuente en hombres que se corrige con tratamiento medico o quirúrgico dependiendo del caso.

Síntomas de hiperplasia prostática benigna: La Hiperplasia prostática benigna puede afectar a hombres a partir de los 40 años de edad, manifestándose con una serie de síntomas entre los que se encuentran  retardo en el comienzo la micción, pujar al orinar, orinar por cuotas y goteo al final de la micción,  lo que puede ocasionar cierto malestar o afectar las actividades de la vida diaria e inclusive el patrón de sueño”.

Relación medico-paciente: La relación médico paciente deber ser asertiva, responsable, coherente, de respeto y preocupación por el enfermo y su enfermedad, rescatando al paciente del sufrimiento y conduciéndolo éticamente al estado de salud.

 Nota: Los contenidos de este blogspot son de carácter informativo, cuya finalidad es orientar a los lectores acerca de noticias, avances,  novedades en materia de urología. Evite la automedicación y consulte a su médico ante cualquier síntoma que ponga en riesgo su salud.


lunes, 25 de abril de 2016

La tecnología en la Medicina: ¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?

El  mundo ha cambiado y bastante. El mundo actual es tecnología. Los avances tecnológicos que se suscitan en todas los órdenes, han modificado la vida de los hombres. Hay que mantener la mente abierta a la innovación. Es necesario evaluar esos cambios que  se vienen registrando después de la Segunda Guerra Mundial, para saber cómo afectan a la humanidad. 

Sin duda, ha habido avances tecnológicos significativos: hoy contamos con tecnología3-D, realidad virtual, simuladores, Celulares inteligentes, láser, fibra óptica, internet, computadoras, normo tecnologías. Dependiendo como se usen,   el bienestar predominará sobre la destrucción.
Paradójicamente, hay más guerras, pobreza, hambre y más población.
Los países avanzados no solo invierten en infraestructuras y formación de especialistas, sino que preparan a la sociedad para el impacto que representan esas transformaciones. El compromiso de la sociedad y los gobiernos es hacer que se respeten todos los convenios firmados.
En el campo de la medicina, el impacto es indudablemente positivo, los cambios que ha experimentado en el último siglo, gracias a la tecnología y la cirugía mínimamente invasiva, lo confirman.
Los adelantos tecnológicos están transformando la salud y la medicina se ha apoyado en la tecnología, con el fin de lograr mejores métodos diagnósticos y tratamientos más eficientes en beneficio del paciente.
Los avances se han acelerado en la tecnología. Diagnóstico: Hoy es palpable el progreso que se registran en Radiología, Endoscópica, Tomografía, Resonancia Magnética, Ultrasonido.
También ha habido progreso en los tratamientos como la cirugía mínima invasiva, robótica.
La medicina va de la mano con la tecnología. Cabe preguntarse: ¿Llegará la máquina a reemplazar el ser humano? 
Evidentemente la medicina ha evolucionado y seguirá evolucionando, sin embargo, a veces se divulga a través de los medios y redes sociales, informaciones engañosas, que confunde y crean falsas expectativas. Sobre los pacientes con cáncer, es difícil para muchos establecer la diferencia entre la realidad y la fantasía.
Lamentablemente, se promueven tratamientos novedosos y no lo son. La verdad ni son tan nuevos, ni tan revolucionarios.
Una buena parte, detrás de la cortina, tiene intereses económicos.
Desafortunadamente, ante la ausencia de información, muchos pacientes se dejan seducir por esas ofertas engañosas, para luego darse cuenta que los beneficios no son ciertos.         
Los médicos juegan un rol esencial para elegir los tratamientos más apropiados para el paciente, por encima de cualquier otro interés, que no sea sanarlo.
La tecnología puede impactar a forma positiva (vida fácil/ cómoda) o negativa, de acuerdo al uso que se le dé (Guerras).
Futuro: 
La tecnología ha impactado la sociedad, marca tendencias y modas. El alcance real se desconoce. ¿Qué futuro nos depara los descubrimientos científicos y los adelantos tecnológicos? Es difícil predecir, porque se corre el riesgo de hacer el ridículo, sin embargo, quisiéramos llegar a un futuro libre de enfermedades y de sufrimiento.
Que no nos pase como Don Quijote, cuyas andanzas, a pesar de sus buenas intenciones, fueron de fracaso en fracaso. Sus fantasías, autosuficiencia y vanidad, lo hizo incapaz de adaptarse a la realidad que lo rodeaba.    



lunes, 4 de abril de 2016

Urotips/ Urología Pediátrica

El Reflujo Vesicoureteral es el flujo retrogrado de orina desde la vejiga al riñón, que puede dañarlo. Aunque esta patología no es una causa frecuente de infección urinaria en niños lactantes, el reflujo  propicia  la Pielonefritis, infección del tracto urinario que generalmente comienza en la uretra o la vejiga y se desplaza hacia los riñones. Cuando el tratamiento de la infección no es manejado correctamente,  aunque puede suceder que  en algunos casos ocurra pese  a  un  manejo acertado,  podría ocasionar daño renal porque el órgano tiene daño conocido como displasia.

La displasia renal es un trastorno que puede ocurrir en los bebés mientras crecen en el útero. Cuando hay esta condición las estructuras internas de uno o ambos riñones no se desarrollan normalmente.
El Reflujo Vesicoureteral puede ser primario, por deficiencia de la función de la unión uretero-vesical o secundario, cuando está asociado a otras patologías tales como valvas de uretra, vejiga neurogénica.

Diagnóstico
El Reflujo Vesicoureteral se diagnostica mediante Cistografía Miccional, estudio que permite tener precisión en el diagnóstico. Por otra parte, el método de recolección de orina es de suma importancia para evitar cultivo falsos positivos, sobre todo en niños con prepucio, que no han sido circuncidados. Cuando el urocultivo es negativo, el diagnóstico se hace introduciendo catéter uretral con anestesia para llenar la vejiga y producir micción que permite diagnosticar el reflujo.
La existencia de  Pielonefritis, producida por reflujo Vesicoureteral, impide  el crecimiento renal  e incrementa el riesgo de daño reno-vascular,  además causa cicatrices renales, que son detectadas mediante el Gammagrama renal.
El 70 por ciento de los casos de Reflujo Vesicoureteral  se resuelve espontáneamente a los 5 años, por encima de esa edad disminuye la probabilidad. Cuando  esto no ocurre  la  cirugía es la mejor opción, con una tasa de éxito que oscila entre  el 95-99 por ciento. 
Para mantener la orina estéril se indica tratamiento profiláctico con antibiótico.
El eco renal ha sustituido a la urografía como modalidad de imagen durante el control post operatorio.




·       Nota: Los contenidos publicados son de carácter informativo, cuya finalidad es orientar a los lectores acerca de noticias, avances y novedades en materia de urología, no hacemos consulta en línea, ni pretendemos sustituir la consulta, el diagnóstico y el tratamiento que debe indicar el especialista. Evite la automedicación y consulte a su médico ante cualquier síntoma que ponga en riesgo su salud. Si desean alguna información de nuestros servicios pueden escribir a grupourotec@outlook.com, para sus citas (0212) 9862464


miércoles, 16 de marzo de 2016

Cáncer y sexualidad

Doctor Elìas Mora Kumboz 



Un hombre después de superar el fuerte impacto que le ha producido conocer que tiene cáncer de próstata, comienza a preguntarse cómo será su vida a partir de ahora, se pregunta qué va a pasar con él, cómo  afectará su vida sexual.  A los  hombres jóvenes, una vez que reciben tratamiento,  les preocupa  mucho la sexualidad. La aspiración es que lo curen, que pueda mantener en plenitud sus facultades sexuales y no padecer de incontinencia.
El doctor Elías Mora Kumboz, urólogo de la Policlínica Metropolitana, señala que el paciente cuando recibe el diagnóstico de cáncer de próstata pasa por varias etapas. “Queda altamente impactado, a veces hay negación, no cree que le está pasando a él. Puede haber rechazo, depresión,  generalmente, consulta una segunda opinión, escucha a amigos, revisa internet, se confunde, no encuentra qué  hacer,  hasta que acepta y decide que tiene que someterse a tratamiento”.
Una vez que el paciente conoce las opciones, sobre todo, los jóvenes, preguntan qué va a ocurrir con su sexualidad.  “Efectivamente, preservar  la potencia sexual es muy importante para el paciente que padece cáncer de próstata. La  función sexual depende mucho de la edad y de la aplicación de una técnica quirúrgica adecuada. Hombres  menores de 65 años pueden recuperar la erección más fácilmente que los que están por encima de esa edad. El tratamiento no hará que se pierda la potencia sexual, siempre y cuando,  se aplique la técnica quirúrgica adecuada, que dependerá del paciente, el tipo de tumor y de la experiencia del cirujano”.
Advierte que si antes del tratamiento de cáncer de próstata el paciente no tiene una vida sexual óptima, con la cirugía esto no va a mejorar. “No  es aconsejable crearse falsas expectativas, el paciente  debe despejar sus dudas con el urólogo. Es importante destacar que la técnica que se emplee es para extraer la próstata, no para mejorar la potencia sexual”, enfatizó.


En hombres jóvenes, que tienen una buena función sexual antes del recibir tratamiento, si se le hace la cirugía técnicamente correcta,   en la mayoría de los casos, queda en plenitud de facultades. En relación al tiempo estimado para que esto ocurra, el especialista recuerda que cada paciente es único, ninguna enfermedad es igual a otra. 




Nota: Los contenidos publicados son de carácter informativo, cuya finalidad es orientar a los lectores acerca de noticias, avances y novedades en materia de urología, no hacemos consulta en línea, ni pretendemos sustituir la consulta, el diagnóstico y el tratamiento que debe indicar el especialista. Evite la automedicación y consulte a su médico ante cualquier síntoma que ponga en riesgo su salud. Si desean alguna información  pueden escribir a grupourotec@outlook.com, para sus citas (0212) 9862464